La compañía seguirá adelante con sus proyectos a pesar de la caída del precio internacional del petróleo.

“Toda crisis es una oportunidad”, dice una de las máximas más repetidas en los mercados y, así, lo entendió Refipampa, quien planea llevar adelante un programa de expansión y modernización de sus plantas en medio de la caída de la cotización internacional del petróleo y del congelamiento de precios de los combustibles que rige en la Argentina desde el año pasado.
La compañía de capitales locales, que tiene como accionista a la empresa provincial Pampetrol SAPEM (20%), invertirá 27 millones de dólares en la ampliación de sus centros de almacenamiento de crudo en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, en la automatización de su sistema de carga y en el proceso de desulfurización de su refinería en la localidad de 25 de mayo, afirma su presidente César Castillo en una entrevista exclusiva con Desarrollo Energético.
Refipampa está llevando adelante este proceso en medio de la caída de la cotización del Brent, que ha perdido un 73,49% en lo que va del año (se negocia a 17,60 dólares por barril) en los mercados internacionales.
A su vez, el gobierno nacional analiza firmar un decreto para fijar un precio más alto (podría ser 45 dólares por barril) para el crudo que deberán pagarles las refinerías a los productores hasta fin de año, si su valor se mantiene por debajo de este nivel en los y, además, congelar los combustibles en el país durante el mismo plazo de tiempo.
“Sería un escenario complejo, pero al tener nuestros canales bien distribuidos, confiamos en poder amortiguarlo de la mejora manera”, destaca. En la actualidad, la empresa está focalizando su oferta de productos en el sector de transporte y el agrícola principalmente.
“Buscamos dar respuesta a las necesidades de financiamiento y pago de nuestros clientes. Por la situación actual, hemos vuelto a los ’90, cuando nos mandaban los cheques con los camiones cuando les entregábamos el combustible”, resalta.
La firma planea financiar su programa de expansión con la emisión de dos bonos de corto plazo diferentes por entre 26 y 30 millones de dólares en la Argentina durante este año, con una propuesta con la que espera sorprender al mercado. “Vamos a tratar de hacer algo diferente, disruptivo”, explica.
Refipampa buscará colocar primero una obligación negociable de entre 6 y 10 millones de dólares con vencimiento en 12 meses, atada a la rentabilidad de la compañía. De esta forma, estima que pagará una tasa final de cerca del 12%.
“Queremos que haya un poco de riesgo en el inversor, que confíen en nuestra empresa. Vamos a ofrecer una tasa fija más un porcentaje variable, con una metodología similar a los títulos atados a la inflación o al PBI”, detalla el directivo.
La compañía estima que sus ventas crecerán en volumen entre un 20 y un 30% a 250.000 metros cúbicos de petróleo, para alcanzar una participación del 1,20% del mercado de combustibles local (actualmente tiene el 0,48%) y su rentabilidad neta será del 4,50% durante 2020, detalla Castillo y agrega que la refinería está funcionando actualmente al 100% de su capacidad de producción, cercana a los 20.000 metros cúbicos por mes.
En su año fiscal 2019, la empresa reportó un EBITDA de 240,65 millones de pesos (3,65 millones de dólares a la cotización del 30 de septiembre de 2019), ventas, servicios y exportaciones por 5.020 millones (76,10 millones de dólares), deudas y garantías prendarias con la provincia de La Pampa por 20,65 millones (312.931 dólares) y efectivo por 190,75 millones (2,89 millones de dólares), al 30 de septiembre.
“Nuestra tasa de crecimiento viene siendo muy alta, con un nivel de apalancamiento muy bajo. Para seguir expandiéndonos, no nos alcanza con los aportes que realizamos los accionistas, por eso salimos a buscar el financiamiento”, destaca.
La empresa está analizando la posibilidad de realizar la transacción durante lo que queda del mes, luego de que YPF emitiera un nuevo bono de corto plazo el miércoles pasado. La transacción dependerá de las condiciones de mercado. “Estamos conversando con los bancos para ver cuándo salir. El plan originar era hacerlo durante abril”, resalta.
El debut de Refipampa en la city porteña será manejado por el Banco de Galicia, Santander, Mariva, Balanz Capital y Allaria Ledesma. Sólo queda por definir quiénes serán los organizadores de la colocación. La emisión forma parte del programa de deuda de 50 millones de dólares, aprobado por su Directorio el 27 de septiembre de 2019.
La compañía planea utilizar estos fondos para financiar los 7 millones de dólares que precisará para incrementar el 72% de la capacidad de almacenaje de sus plantas de 25 de Mayo y Junín, provincia de Buenos Aires, hasta los 11.500 metros cúbicos.
Esto le permitirá aumentar la recepción y el blending de biocombustibles en sus instalaciones en La Pampa, con lo que ampliará la diversidad de productos para ofrecer al mercado y un control más holgado de calidad por lotes de fabricación.
Las obras para la construcción de los siete nuevos tanques de almacenamiento comenzaron en enero y debían durar ocho meses, pero tuvieron que ser paralizadas a mediados de marzo cuando el gobierno nacional decretó la cuarentena obligatoria en todo el país.
La empresa pensaba tener terminados los trabajos a fines de julio, fecha que ahora se postergó para fines de septiembre, aunque esto dependerá del tiempo que se prolongue el confinamiento, explica Castillo.
Refipampa, también, espera usar los fondos para ampliar su proceso de carga y descarga. Para esto, planea construir tres islas totalmente automáticas, con los que aumentará los niveles de seguridad, disminuirá los errores de medición e incrementará la velocidad operativa un 400% ya que podrá suministrar combustibles con ellas en forma simultánea.
A su vez, usará lo recaudado en la colocación de deuda para expandir su red en 50 estaciones de servicio en un año y, así, alcanzar las 100 bocas de expendio. En la actualidad, provee sus productos a las de su marca “Voy” y a otras de bandera blanca, al sector agropecuario, industrial (minería, servicios petroleros, construcción, transporte terrestre, marítimo y fluvial” y energético.

Otros proyectos
Refipampa, también, planea invertir 20 millones de dólares en la modernización de su refinería, ubicada en la localidad pampeana de 25 de Mayo, para cumplir con los estándares internacionales de reducción de emisiones de azufre en los combustibles.
La compañía buscará financiar las obras con la emisión de un bono verde de 20 millones de dólares en el mercado local durante este año. “Estamos conversando con la gente de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) para poder estar listados en el panel verde”, explica Castillo.
El proyecto consiste en la construcción de una planta de hidrotratamiento de azufre (HDS) en la que se reprocesarán 1.000 metros cúbicos por día (MCD) tanto de gasoil grado II, producido en la refinería, como aceite de soja, para obtener gasoil grado III.
Para su desarrollo, la empresa seleccionó a la estadounidense Dupont, con quien se encuentra trabajando en la ingeniería básica y de detalle. Refipampa lleva más de tres años investigando sobre este proceso en conjunto con Lemar desde 2016. Una vez que comienzan las obras, llevará entre 24 y 30 meses para estar terminadas.
Este proyecto es la segunda parte del plan de modernización de su refinería que fue inaugurada en noviembre de 2016. Durante al año pasado, estuvo abocada en su ampliación (revamping), para lo que invirtió 520.000 dólares. Esto le permitió incrementar un 35% su capacidad de trabajo hasta alcanzar los 650 MCD de crudo.
En su planta, obtiene uno corte liviano (nafta virgen) para procesos de downstream como reformado, isomerado y producción de solventes, con un rendimiento del 21% del total, uno intermedio (gasoil grado II) para el que utiliza otro 50%, y uno pesado (fueloil) para embarcaciones, usinas termoeléctricas y hornos industriales, para el que usa el 29% restante.
La refinería se ubica a 600 metros de las instalaciones de tratamiento de crudo de Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR), una de sus principales proveedoras, con la que se encuentra conectada a través de un oleoducto. También, le suministran Pampetrol, Total, Gas y Petróleo del Neuquén (GyP), Pluspetrol, Tecpetrol y Shell.
Finalmente, Refipampa planea construir un parque solar de 1,50 MW, en conjunto con su socia Pampetrol, para abastecer parte del consumo de su refinería con energías renovables.
El proyecto se encuentra en proceso de ingeniería conceptual, por lo que aún no han calculado los montos de inversión que requerirá su desarrollo. Sin embargo, los costos de mercado suelen alcanzar el millón de dólares por MW con lo que se precisará desembolsar cerca de 1,50 millones.

Por Hernán Dobry

Fuente: http://desarrolloenergetico.hernandobry.com/refipampa-ampliara-sus-plantas-a-pesar-de-la-crisis/